martes, 1 de noviembre de 2011

La Agenda del Fin del Mundo

Estaba tan tranquila en casa haciendo mis quehaceres (mentira, no estaba haciendo nada) cuando me han llamado al porterillo.
Cuando llaman, mi norma es contestar siempre, aunque realmente no espere a nadie ni nada, por si son ladrones que sepan que estoy en casa y que les puedo partir la cara si se atreven. Pero no, eran estas majas Testigas de Jehová. Me querían explicar que el artículo estrella del número de noviembre de La Atalaya era acerca de lo que decía la Biblia sobre del sexo, y que si me gustaría que me la subieran a casa.


El caso es que me han pillado en un momento complicado de mi vida, mientras leía esto (de verdad, eh? ha sido coincidencia, aquí todo es en riguroso directo) y comía palomitas caducadas en pijama.


Y total, para qué vamos a hacernos preguntas metafísicas si esto se va acabar en nada. De hecho, ayer yo ya me compré mi Agenda del Fin del Mundo de Blackie Books. 

6 comentarios:

panda dijo...

y todo esto pasa cuando yo no estoy en casa :(

Bluesistheteacher dijo...

me parto!!!

necesito pellizcar las mejillas de la señora de gafas!!

has sacado agua clara del tema?

ardilla dijo...

jajajaja era genial, no se movíaaaa naaaada, parecía que estaba esperando a que le echase la foto :D

Y no, he hecho el viejo truco de no oigo nada, tiroriroriiii

Sico Pérez dijo...

jajjajajajaj Qué dulzura esta abuelita!!!

ardilla dijo...

jaja por eso mandan abuelas! para que parezcan dulces y caigas en las redes de Dios!

dEsoRdeN dijo...

Blackie Books son geniales! Tengo el del cantante de Eels, y molan un montón, con sus tapas duras, y sus dibujos...