miércoles, 2 de noviembre de 2011

I wanna live for today, I wanna roll in the hay









Yo los he conocido por docenas, igual que todo el mundo, y estoy de acuerdo en que no son inofensivos. De hecho, son terriblemente letales. Dios Todopoderoso. Convierten todo lo que tocan en absolutamente académico e inútil. O, aún peor, en cultismo. En mi opinión, son culpables de la mayoría de papanatas con diplomas que se sueltan por el país todos los meses de junio. 

A principios de octubre, fui a hablar con mi tutor del PFC y salí TAN cabreada de allí que decidí que como no había nada que pudiese hacer, si iba a seguir desesperándome tanto, la puesta en escena sería mucho más guay con un batín. 
Otro día que salimos a buscar muebles, di con esa tienda de telas de la que me llevé -entre otras cosas- los cordones más guays de la ciudad. Et voilá! 

2 comentarios:

Bluesistheteacher dijo...

creo que la próxima visita a la capital requerirá de sus conocimientos.

kyrie eleison.

ardilla dijo...

para lo que quiera, kyrie
(jajajaja)